Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Barriomar

Visor de contenido web Visor de contenido web

Recorrido histórico.

Situado en la periferia de la ciudad de Murcia, este acogedor barrio ha pasado con el paso del tiempo de ser un poblado medieval a ser parte integrante de la ciudad.

Huerta vecina

Todavía existen muchas dudas sobre el origen de la ciudad de Murcia. Aunque existe constancia de que la ciudad fue mandada fundar por Abderramán II en el año 825, no se sabe si esta fundación se hizo sobre una anterior poblado de origen más antiguo. Otro tanto ocurre con los barrios y pedanías cercanas a la ciudad. Existe una teoría que dice que los romanos diseñaron el azud de la contraparada y trazaron algunas de las acequias de nuestra huerta; sobre todo las que se hallan en las cercanías de la Alberca, Santo Angel, Algezares y Los Garres.

De una forma o de otra, lo cierto es que los árabes, con la fundación de la ciudad de Murcia desarrollaron un sistema de regadío que supuso el trazado de acequias posteriormente aprovechadas por comunidades de campesinos, asentados en alquerías más o menos dispersas y protegidas por una pequeña torre. Este paisaje es el que predominaba en la huerta de Murcia y en sus alrededores más inmediatos durante la Edad Media, sobre todo en época de la dominación árabe.

Murcia y las alquerías y acequias vecinas

La primera vez que se tiene testimonio de un asentamiento en el solar de Barriomar viene del texto del Repartimiento de Murcia -la quinta partición de 1272-, que indica que en las inmediaciones de ese lugar había una comunidad o aldea denominada "Almunia", regada por las acequias de Barreras, Herrera y Almohajar. Esta alquería estaba dividida en pequeños huertos de dos tahúllas; también era lugar donde se extraía tierra para los olleros o alfareros, según consta en un privilegio de Alfonso X que indica que podían "sacartierra de que fizieren su mester". Muchos de los habitantes de la nueva alquería repoblada con cristianos fueron artesanos y clérigos.

El lugar, convertido en una aldea de las afueras de la ciudad, fue fuertemente asolado por las inundaciones de San Calixto y Santa Teresa en 1651 y 1879 respectivamente.

En la mitad del siglo XIX el trazado del ferrocarril fue un acicate para el desarrollo y crecimiento de Barriomar. No obstante hasta entrado el siglo XX no se tienen noticias de este barrio, ya como parte integrante de la ciudad de Murcia y dentro de los planes de desarrollo que la han integrado como parte un barrio más de la misma.