Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

San Juan

Visor de contenido web Visor de contenido web

Recorrido histórico

Situado en el centro de la ciudad de Murcia, este bohemio y castizo barrio, asentamiento del primitivo Concejo castellano, acoge una parte sustancial del casco antiguo de la ciudad. Este espacio urbano gira en torno a la iglesia de San Juan Bautista.

Plaza e Iglesia

Corre el año 1257, el rey Alfonso X de Castilla a instancias de la guarnición castellana asentada en la ciudad árabe de Murcia otorga una carta foral con el objetivo de permitirles constituirse en Concejo para su autogobierno: nacía así, en el real de San Juan, la Murcia de hoy.

El real de San Juan era un huerto dependiente del vecino alcázar de los reyes moros de Murcia. En 1248 fue entregado a los caballeros de la orden de San Juan iniciándose, así, durante el siglo XIII, un lento proceso de urbanización como lo demuestran las numerosas excavaciones arqueológicas realizadas en sus solares. Calles rectilíneas y cruzadas, una capilla en el centro del campamento son los testigos que han devenido hoy en un barrio regular y singular. Una vez sometido el reino islámico de Murcia en 1266 el Concejo de Murcia "la nueva" se trasladó al interior de la ciudad. Con el tiempo, el único reducto que siguió vinculado al nuevo barrio de San Juan fue el alcázar, depositario de la Iglesia de Santa María fundada, posiblemente sobre una pequeña mezquita, por los caballeros templarios.

Durante la Baja Edad Media y los siglos XVI y XVII, el barrio de San Juan combinó casas de mediano porte con huertos más o menos grandes, regados por la acequia del Arenal, que discurría por la encima de la vecina antemuralla. Fue imposible su definitiva urbanización ya que era una llanura de inundación del cercano río Segura, -cuyo meandro abrazaba por dos frentes al barrio- hasta que a mitad del siglo se levantó un malecón para contener las aguas. Fue, ese último siglo, de gran crecimiento urbano en la ciudad de Murcia hasta el extremo de hacer desaparecer gran parte de sus murallas y desahogar la circulación de personas; entonces, el barrio adquirió progresiva importancia por la construcción, en las inmediaciones de la puerta del Toro de un teatro de comedias del mismo nombre.

Palacio de Floridablanca

Fue, a partir del siglo XVIII cuando el barrio conoció un periodo de crecimiento que ha durado hasta hoy. A finales de este siglo sabemos que José Moñino, conde de Floridablanca, mandó edificar su palacio, hoy convertido en Hotel. Y, por esas mismas fechas, se estableció un cuartel, un polvorín y una prisión.

Durante el siglo XIX y primera mitad del XX el barrio conoció una etapa de esplendor por acoger a distinguidas familias murcianas entre sus calles. Y aunque en laactualidad se lucha por recuperarlo de una etapa de degradación, el barrio de San Juan mantiene el encanto de sus calles estrechas, las tabernas típicas -y también bohemias- y, como no, la murcianía de sus habitantes.

 

Titular de la Cofradía del Cristo del Rescate

El barrio de San Juan es una cita obligada para el curioso de la historia de Murcia. Podemos destacar su tradicional protagonismo en Semana Santa con dos cofradías de arraigada tradición el martes santo: la Hermandad de Esclavos del Cristo del Rescate y la Cofradía de la Salud, cuyas sedes canónicas con San Juan Bautista y San Juan de Dios, respectivamente.














 

Lugares con historia

Son muchas las esquinas, los callejones y los solares que esconden una parte de la historia de un barrio, a continuación, a través de un recorrido, vamos a relatar algunos detalles, anécdotas y curiosidades, como ejemplo del enorme esplendor del barrio de San Juan.

Exterior de San Juan de Dios

Comenzaremos nuestro recorrido de la historia del barrio por la Iglesia de San Juan de Dios. Esta pequeña iglesia de planta ovalada pertenece a la parroquia de San Juan Bautista. Los religiosos de San Juan de Dios, que fueron sus titulares y le dieron nombre, la fundaron en 1617, aprovechando una anterior capilla, con el nombre de Iglesia de Nuestra Señora de Gracia y el Buen Suceso. Venían del hospital que habían tenido en las inmediaciones del Triquete de Caballeros situado en el centro de la ciudad, pues el Concejo acordó su traslado por razones de higiene. La iglesia actual fue terminada en 1782, gracias a una concordia firmada entre el cabildo eclesiástico y el municipal para el patronazgo del hospital. Actualmente la Iglesia es una anexo del Museo de Bellas Artes y se está abierta al culto los domingos.

En sus cercanías se halla la conocida por todos los murcianos como calle de Correos, en cuyo inicio se encuentra el célebre "Rincón de Pepe", establecimiento de gran solera gastronómica y espléndido café con restos de la muralla medieval.

Frente al "Rincón de Pepe" estaba la puerta del Toro que fue derribada en 1610. Muy cerca estaba la casa del pintor Villacis, donde hoy se ubica el antiguo edificio de Correos.

Siguiendo esa calle hacía el río desembocamos en la avenida del Teniente Flomesta; nombre que se debe a la gloriosa actuación de este héroe murciano en la batalla de Melilla en 1921.

Interior de San Juan de Dios

Una magnífica construcción de finales del siglo XIX preside la avenida, frente a los jardines: el edificio de la Convalecencia, actual sede del rectorado de la Universidad de Murcia, que fue una antigua casa de reposo de los sacerdotes de la diócesis.

Frente a él, la delegación del gobierno, ubicado donde antaño (hasta 1777) estuvo localizada la torre de Caramajul, imponente torre medieval que presidía la fortificación de la ciudad.

Si seguimos el río dejando de lado la Convalecencia, entramos en la Ronda de Garay,avenida que se denominaba anteriormente De la ribera pues hasta 1684 fue el mismísimo meandro del río Segura. El nombre de Ronda de Garay viene por el don Martín de Garay, corregidor de Murcia entre 1804 y 1807, que se esforzó por embellecer y hacer de la ciudad un lugar mejor.

Tras pasar el hospital de la Cruz Roja, damos con las dependencias de Ejército, que se remontan a lafundación del prelado José Jiménez con el objetivo de acoger en ella a los huérfanos hasta que el Ayuntamiento se hizo cargo de ella convirtiéndolo en cuartel y cárcel. De hecho, la cercana calle Jerónimo Yañez de Alcalá se llamaba antes Pajar del Rey puesto que en él se hallaba el almacén de paja para la caballería real desde el siglo XVIII.

Al final de la calle nos hallamos en el popular Castillejo, que se remonta a tiempo atrás y que, según algún historiador, pone el lugar en relación con algún tipo de fortificación que debió haber en sus inmediaciones. Cerca de ella estaba la plaza de las carretas hoy desaparecida.

Convalecencia y Gobierno Civil

Atravesamos la calle de Isabel La Católica, que se llamaba antes de Poco Trigo; nombre que se dice originado por ser lugar de hidalgos venidos a menos que conservaban la clase pero no tenían que llevarse a la boca. Obtiene su nombre en el siglo XIX como homenaje a la singular reina castellana.

Y llegamos al final de nuestra ruta, la plaza de San Juan. Su iglesia puede considerarse oficialmente como la primera parroquia de Murcia pues fue iglesia, al menos, desde 1248 en que Fernando III la donó a los sanjuanistas para hacer una capilla. Por ello la iglesia se denominó San Juan del Real hasta finales del siglo XVIII en que el conde de Floridablanca, que tenía el palacio vecino a la plaza le hizo cambiar el nombre por San Juan Bautista por ser muy devoto de este santo. En medio de esta plaza había hasta hace no mucho una columna de orden toscano con una cruz humilladera con pedestal y mármoles de colores. Hoy, la plaza es lugar derefinadas tabernas de especialidades murcianas.