Ver el Tiempo en Murcia

  • Inicio
  • Informació	n
  • Mapa Web
  • contacto
Inicio > Medio Ambiente > Div. y Part. Ciudadana > La Ciudad sin mi coche

banner

¿Qué es la ciudad sin mi coche?

La iniciativa "¡La ciudad, sin mi coche!" comenzó en Francia en 1998 y durante los últimos años ha evolucionado espectacularmente, ampliando su ámbito geográfico y su grado de difusión a nivel mundial. Como resultado de esta creciente importancia surge, en 2002, la “Semana Europea de la Movilidad ”, que con los mismos objetivos que “¡La ciudad, sin mi coche!” persigue extender las actividades relacionadas con la movilidad sostenible a un periodo más prolongado, permitiendo una mayor variedad de actuaciones y trasmitiendo un mayor esfuerzo a la comunidad.

Contaminación, ruido, coches aparcados en las aceras, atascos monumentales........ Ante este grave panorama, en los años 90 empiezan a surgir iniciativas locales que reflejan la necesidad de medios alternativos al coche para moverse por la ciudad.

El día "¡La ciudad, sin mi coche!" se encuadra en un objetivo genérico de recuperación de la ciudad y que consta de medidas para aumentar significativamente la conciencia pública sobre el desarrollo de pautas de conducta que sean compatibles con una mejor movilidad urbana y con la protección del medio ambiente. También debe permitir a los habitantes de las ciudades europeas el descubrir la ciudad y su patrimonio cultural, en un entorno más agradable. La campaña se plantea en toda Europa y está coordinada en España por el Ministerio de Medio Ambiente y a ella se adscriben de forma voluntaria los ayuntamientos que lo deseen.

SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD.

El tema central de este año de la Semana Europea de la Movilidad ha sido "Mejora el clima de tu ciudad". Este lema no se refiere únicamente al clima meteorológico, sino que hace referencia a la atmósfera general de las ciudades, a los aspectos que afectan a la calidad de vida, tales como calidad del aire, ruido, seguridad en la carretera, calidad de los espacios públicos, así como a la cohesión e integración social.

Después de organizar con éxito dos campañas de “¡La ciudad, sin mi coche!” en toda Europa, el año 2002 marcó el comienzo de una nueva iniciativa, la Semana Europea de la Movilidad. Todos los años, desde 2002, se organiza la Semana Europea de la Movilidad del 16 al 22 de septiembre y está dedicada a la movilidad sostenible. Esta semana da la oportunidad de iniciar una amplia serie de medidas y presenta una plataforma ideal para que tanto autoridades locales como organizaciones y asociaciones:

Promuevan sus políticas, iniciativas y mejores prácticas relativas a la movilidad urbana sostenible.

Contribuyan a mejorar los conocimientos de los ciudadanos sobre los daños que la actual movilidad urbana provoca sobre el medio ambiente y la calidad.

Establezcan consorcios activos con los agentes locales.

Sean parte de una amplia campaña, compartiendo un objetivo común con otras ciudades de Europa.

Hagan énfasis en los compromisos locales para obtener políticas de transporte urbano sostenible.

Pongan en marcha nuevas medidas permanentes y nuevas políticas sostenibles.

¿Por qué "Mejora el clima de tu ciudad " como tema horizontal?

El Cambio Climático está ocurriendo y representa una de las mayores amenazas de nuestro planeta tanto a nivel medioambiental como económico y social. Según expertos en economía y medio ambiente este problema debe ser afrontado por la humanidad inmediatamente, con objetivos a largo plazo. En su último informe de evaluación, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPPC) concluyó que, incluso con las actuales políticas de mitigación del cambio climático y las prácticas de desarrollo sostenible relativas a estas políticas, las emisiones globales de gases de efecto invernadero continuarán aumentando durante las próximas décadas. Estas emisiones, constituidas principalmente por dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), están causando aumentos de las temperaturas globales.

Un incremento global en los niveles del mar, tormentas más frecuentes e intensas, inundaciones, sequías o incendios forestales, cambios en el ecosistema y el aumento del número de enfermedades infecciosas son algunas de las consecuencias inevitables. Las zonas urbanas tienen además otros cambios específicos, como por ejemplo establecimiento de sistemas sanitarios, planificación de zonas verdes capaces de aguantar los efectos de las ondas de calor, etc.


Nuestros actuales hábitos en los desplazamientos dependen de la utilización de vehículos que emplean combustibles fósiles, lo que hace del sector del transporte una importante fuente de emisiones de CO2. Aunque las últimas tecnologías desarrolladas centradas en medios de transporte limpios y eficientes, en combustibles alternativos o en sistemas de transporte inteligente parecen prometedoras, los efectos del calentamiento global sólo pueden ser contrarrestados mediante cambios hacia medios de transporte más sostenibles como la bicicleta, el caminar, el transporte público o el coche compartido.

El 2009 podría ser un año crucial para combatir el cambio climático. Las esperanzas del mundo están puestas en Europa, concretamente en Dinamarca. La Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas para aceptar el próximo acuerdo del Protocolo de Kyoto tendrá lugar el próximo mes de Diciembre en la capital danesa de Copenhague y tratará de obligar a las naciones adscritas a tomar acciones legales tales como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Acción Local.

Lo más cercano a los ciudadanos es el nivel municipal. Los gobiernos locales deberían por tanto actuar como modelos, promover y aumentar la concienciación para abordar el problema del calentamiento global. En ningún otro ámbito es tan importante concienciar a la gente, porque únicamente un cambio en su comportamiento dará lugar al efecto que se quiere conseguir. Involucrando a los ciudadanos en las estrategias locales aumentará la aceptación de las medidas y los cambios deseados en los hábitos de los ciudadanos.


Sin embargo, “Mejora el Clima de tu Ciudad” no se refiere únicamente al clima meteorológico, sino que hace referencia a la atmósfera general de las ciudades, a los aspectos que afectan a la calidad de vida, tales como calidad del aire,ruido, seguridad en las carreteras, calidad de los espacios públicos, así como la cohesión e integración social, pudiendo tener otras muchas interpretaciones y varias áreas posibles de acción.

Principales referentes históricos.

De nuevo, el 22 de septiembre será el Día Europeo de ¡La ciudad, sin mi coche!. Esta iniciativa de la Unión Europea , a la que cada año se suman más ciudades, quiere concienciar a los ciudadanos de las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente y demostrar que existe vida más allá de nuestro coches. Para conseguirlo, se organizan debates y charlas sobre el medio ambiente, el consumo de energía, el transporte......... pero hay más actividades.

Se reservan zonas para peatones, bicicletas e, incluso, vehículos "ecológicos", que funcionan con gas licuado del petróleo, gas natural o electricidad.... Y, además, durante este día, se limita el tráfico y se da prioridad al transporte público. Es la manera de mostrar al ciudadano que hay otros medios para moverse por la ciudad.

Se trata de una oportunidad para las autoridades públicas, que pueden poner a prueba otras alternativas de movilidad urbana más respetuosa con el entorno: sistemas de reparto con vehículos ecológicos, nuevas líneas de transporte público, coches compartidos, carriles para bicicletas, zonas de peatones, limitación del tráfico... Es una apuesta por la calidad de vida.

Aunque son los municipios los protagonistas y responsables últimos de la convocatoria, los ciudadanos con su actitud responsable y colaboración activa, dan sentido a esta jornada de concienciación. Este año, como novedad y de forma voluntaria las Organizaciones no gubernamentales y Organizaciones sociales pueden involucrarse directamente en la puesta en marcha de estos proyectos firmando una carta de adhesión específica para ellas y llevar a cabo así una "Buena Práctica" que sirva como experiencia de intercambio en municipios con similares características.

Un día que ha demostrado su importancia.

Contaminación, ruido, coches aparcados en las aceras, atascos monumentales... Ante este grave panorama, en los años 90, empiezan a surgir iniciativas locales (Don't choke Britain, en Reino Unido; Mobil ohne Auto, en Alemania; Auto reflexió, en Cataluña...), que reflejan la necesidad de medios alternativos al coche para moverse por la ciudad.

Con estos antecedentes, el primer día sin coches nace en Francia, el 22 de septiembre de 1998. El Ministerio francés de Planificación del Territorio y del Medio Ambiente, preocupado por el concepto de desarrollo sostenible en el sector del transporte, lanzó una operación a la que respondieron 35 ciudades francesas. La aprobación de los ciudadanos fue superior al 80%.

Tras el éxito obtenido, la Unión Europea crea una acción conjunta para movilizar a los Estados Miembros: el Día europeo ¡La ciudad, sin mi coche!.

En la convocatoria de septiembre 1999, Italia y el cantón de Ginebra se unen a la celebración. España viene colaborando desde el año 2000 y, hasta la fecha, somos el país con más ciudades participantes. En todo caso, cada 22 de septiembre supone un nuevo récord de participación europea . Porque todos queremos calidad de vida en nuestras ciudades.

22 DE SEPTIEMBRE DE 1999.

El miércoles 22 de septiembre de 1999, 66 ciudades francesas (casi el doble que en 1998) y 92 italianas, participaron en la primera edición europea del día "¡La ciudad, sin mi coche!". Todas estas ciudades limitaron el tráfico en determinadas zonas, a las que sólo tenía acceso el transporte público, los vehículos biológicos, las bicicletas y por supuesto los peatones.

En Italia, como en Francia, la mayoría de los habitantes de la ciudad usaron el transporte público o se desplazaron a pie o en bicicleta. El número de personas que utilizaron la red de transporte público aumentó un 10%, en relación con cualquier otro miércoles. Algunas ciudades incluso registraron aumentos del 900% en el número de ciclistas.

Más del 80% de la población se mostró satisfecha.

La encuesta de opinión, llevada a cabo entre los habitantes de las ciudades participantes, reveló un alto grado de aprobación de la operación, puesto que el 85% de las personas encuestadas en Francia y en Italia consideró que esta operación era una idea buena o muy buena.

Además, los habitantes de las ciudades francesas e italianas ( un 85%) se mostró a favor de realizar de nuevo la operación, e incluso de llevar a cabo una operación análoga una vez a la semana (50%).

El ruido experimentó un descenso del 50%

Al igual que en 1998, el descenso del ruido fue el factor más percibido por los ciudadanos. En las zonas reservadas, el descenso medio medido fue de 6 decibelios, comparado con un día de tráfico normal, lo cual corresponde a una reducción superior al 50% en el nivel sonoro.

En las zonas en que la circulación estaba regulada, la contaminación directamente relacionada con el tráfico del automóvil descendió considerablemente (entre el 20 y el 50%), dependiendo de las ciudades.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2000.

Toda Europa se puso en marcha.

La reducción del tráfico en las ciudades osciló entre un 7% y un 50%, siendo la reducción media de un 12% , una vez ponderados los valores aportados por las ciudades participantes. La promoción realizada para fomentar la utilización del transporte público, uno de los objetivos de la jornada, se reflejó en un incremento de pasajeros, que llegó a superar en algunas ciudades el 70% comparándolo con un día normal equivalente.

Opinión ciudadana

Satisfacción general con el día . Según los datos de la encuesta de opinión realizada, la valoración que los ciudadanos españoles hicieron de la jornada fue altamente positiva, el 77,8% de las personas consultadas consideró positiva la realización del evento, el 72% de los consultados mostró su opinión favorable a la realización más frecuente de la jornada o a la restricción total del tráfico en las zonas de actuación. La tranquilidad, el menor ruido y la reducción de la contaminación atmosférica fueron los principales beneficios apreciados por los ciudadanos.

Ruído: la tranquilidad de un día sin coches.

La contaminación acústica fue el impacto ambiental que experimentó mayor disminución durante la jornada.

Se verificaron reducciones significativas en el 92% de las ciudades que midieron el nivel sonoro. Los ciudadanos valoraron la mayor tranquilidad reinante, como una mejora importante en su calidad de vida.

El combustible ahorrado: beneficio económico y energético.

La reducción del tráfico urbano llevó consigo un ahorro significativo de gasolina y gasóleo, estimado en 7,4 millones de litros de combustibles. La contaminación causada por el transporte se redujo significativamente: 20,7 millones de kilogramos de CO2 y 1.100 millones de gramos de CO, de Nox y otros contaminantes dejaron de emitirse en la atmósfera.

El día "La ciudad, sin mi coche" demostró que los ciudadanos españoles están dispuestos a cambiar sus hábitos de desplazamientos, con el fin de conseguir ciudades más habitables y menos ruidosas, donde se proteja el medio ambiente y se consuman más racionalmente los recursos energéticos.

El proyecto tuvo un apoyo decidido de todos los estamentos sociales. Prueba de ello es que España fue el país con mayor número de municipios participantes (234), llegando a involucrarse el 50% de la población nacional.

La operación logró que los ciudadanos disfrutaran de los espacios públicos y contemplaran la ciudad desde una perspectiva diferente. Fue también una oportunidad para que los municipios presentaran numerosas actuaciones, tendentes a mejorar la movilidad urbana.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2001.

"Más de 100 millones de europeos involucrados".

La edición del pasado año 2001 fué sin lugar a dudas un gran acontecimiento europeo: 33 países, 312 ciudadesy más de 100 millones de ciudadanos pudieron disfrutar de una ciudad más saludable y agradable.

España: de nuevo récord de participación.

España fué por segundo año consecutivo en el 2001 el país europeo con mayor número de participantes: 207 ciudades con una población total superior a los 18 millones de ciudadanos, realizaron actividades enmarcadas en los objetivos del Día Europeo Sin Coches, involucrando así al 45% de la población total de nuestro país.

Los resultados del día 22 de septiembre de 2001 fueron muy positivos a pesar de la lluvia que caracterizó la jornada en todas las comunidades de nuestro país. La media de reducción del tráfico en las 16 ciudades evaluadas se situó en torno al 18% respecto a otro día equivalente cualquiera, lo que supone una disminución del consumo de combustible estimado de 4.300.000 litros . Éste ahorro supone una disminución de emisiones a la atmósfera de unos 10.800.000 kg . de CO2.

El aumento del número de pasajeros que utilizaron el transporte público se situó en torno al 18,7% y las estimaciones de reducción de ruido arrojaron una cifra en torno al 20%.

La opinion ciudadana.

Cabe destacar el amplio conocimiento y la positiva valoración que los ciudadanos tuvieron de la situación. En éste segundo año, el 76,13% de los encuestados conocía la celebración del día. Más del 85% de los ciudadanos encuestados valoraron positivamente la iniciativa y semostraron a favor de repetirla. También un 52,5% de los comerciantes encuestados tuvo una buena impresión de la jornada, por lo que la actividad comercial no se vio afectada negativamente.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2002.

Un paso adelante " La Semana de la Movilidad ".

La pricipal novedad de la Campaña del año 2002 fué la posibilidad de extender la duración de la iniciativa a otros días y de participar en la Semana de la Movilidad Europea , comenzando el 16 de septiembre y terminando el propio día 22, una semana completa dedicada a diferentes aspectos de la movilidad sostenible, centrándose cada día en un tema concreto y con cuatro jornadas temáticas fijas : "Día del Transporte Público" (16 de septiembre), "Día del Peatón" (17 de septiembre); "Día de la bicicleta" (18 de septiembre), "Día de los Niños y la Movilidad " (20 de septiembre). La semana de Movilidad fué un éxito en su primer año. De las ciudades participantes en el Día sin coches (322 ciudadades), 84 participaron en la Semana de Movilidad.

"¡La ciudad, sin mi coche!" 2002 fué un éxito rotundo en el que participaron 38 países, 1.447 ciudades y alrededor de 150 millones de ciudadanos que tuvieron la posibilidad de redescubrir la ciudad en un ambiente saludable y relajado.

Las ciudades participantes organizaron una gran variedad de actividades, incluyendo la limitación de acceso a determinadas zonas, tarifas especiales o gratuitas en los transportes públicos,diversas actuaciones festivas, culturales, educativas y deportivas, con el objetivo de redescubrir el centro de nuestras ciudades bajo unas condiciones más agradables y saludables, sin contaminación, congestión o sin los peligros causados por la presencia masiva de los vehículos privados.

España fué por tecer año consecutivo en el 2002 el país europeo con mayor número de participantes en la iniciativa. Se detectó una reducción del 3,47% en el número de vehículos sobre la media de los domingos anteriores (8 y 15 de septiembre). Las medicciones sonoras arrojaron una reducción media de 2,4 dBA.

Las medicciones del incremento del nº de usuarios del bus urbano se realizó sobre el 100% de los usuarios. Los resultados indican que se produjo un incremento del 9,2% sobre el valor medio de los dos domingos anteriores (8 y 15 de septiembre).

22 DE SEPTIEMBRE DE 2003.

Se consolida " La Semana Europea de la Movilidad ".

La celebración de las iniciativas ¡La ciudad sin mi coche! y la Semana Europea de la Movilidad 2003 fueron coordinadas por el Ministerio de Medio Ambiente, siguiendo las pautas marcadas por la Coordinación Europea.

España fué de nuevo el país con mayor participación de toda Europa con 244 ciudades participantes en ¡La ciudad, sin mi coche! y 120 ciudades en la Semana Europea de la Movilidad , que realizaron actividades enmarcadas en los objetivos del Día Europeo sin coches, involucrando a más de 20 millones de ciudadanos, aproximadamente el 50% de la población total de nuestro país.

La incidencia que tuvieron las actuaciones realizadas en las ciudades se analizó de forma comparativa con otros días similares: el lunes 15, el lunes 29 o el lunes 23 de septiembre de 2002 .

Los resultados del día 22 de septiembre en España fueron muy positivos a pesar de celebrarse en una jornada laboral (lunes). La medida de reducción de tráfico en las ciudades participantes se situó en torno al 15% respecto a otro día equivalente cualquiera, lo que suposo una disminución de consumo de combustible estimado en 9.250.000 litros de gasolina. Este ahorro combustible supuso una disminución de emisiones a la atmósfera de unos 26.000.000 hg de CO2.

El aumento del número de pasajeros que utilizaron el transporte público se situó en torno al 11% y las estimaciones de reducción de ruido arrojan una cifra en torno a 3-4 db.

En cuanto a la opinión ciudadana, más del 84% de los ciudadanos encuestados valoraron positivamente la iniciativa y se mostraron a favor de repetirla.

La reducción de tráfico y el aumento de usuarios de transporte público en este año fueron, en porcentaje, menores que en los dos años anteriores (28% y 15,49% en el 2002 frente al 15% y 11% en el 2003), debido fundamentalmente a que éste año la jornada sin coches coincidió con una jornada laborable, mientras que en el 2001 y 2002 se celebró en sábado y domingo respectivamente.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2004.

Tema Central "Calles seguras para los niños".

Del 16 al 22 de septiembre más de 125 millones de ciudadanos de más de 20 países europeos disfrutaron de nuevo de una semana dedicada a la promoción de la movilidad urbana sostenible. El tema central de esta edición fué"Calles seguras para los Niños", enlazando diferentes aspectos de la política urbana, con el objetivo de involucrar a los niños en los problemas de tráfico y en su movilidad por la ciudad. Con este tema central, la Semana Europea de la Movilidad quiso contribuir al objetivo europeo de disminuir a la mitad el número de víctimas de accidentes de circulación en la Unión Europea en el año 2010.

En esta edición, 1394 ciudades asumieron el desafío de celebrar ¡La ciudad, sin mi coche! en una jornada laborable, de las cuales más de 800 participaron también en la Semana Europea de la Movilidad , del 16 al 22 de septiembre.

De nuevo, países fuera de Europa como Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Japón o Taiwan, organizaron también ¡La ciudad, sin mi coche! y la Semana Europea de la Movilidad basándose en las experiencias del viejo continente y siguiendo pautas de la Carta Europea.

España volvió a destacar por ser el país con el mayor número de ciudades participantes, tanto en el Día sin coche, con 214 ciudades, como en la Semana Europea de la Movilidad , con 140 ciudades . En España se ha seguido trabajando para reforzar la implementación de medidas permanentes en consonancia con la corriente de opinión europea de reorientar la iniciativa "¡La ciudad, sin mi coche!" hacia la promoción de actividades y medidas que se extiendan en el tiempo y que muestren a los ciudadanos las ventajas de la movilidad sostenible durante todo el año y no durante una jornada solamente.

La incidencia que tuvieron las actuaciones realizadas en las ciudades se analizó de forma comparativa con otros días similares, el miércoles 15 o el miércoles 29 de septiembre, considerándose los siguientes parámetros:

Tráfico: para cuantificar el impacto del día en los desplazamientos, los municipios realizaron aforos de tráfico a lo largo de varios días con objeto de llevar a cabo análisis comparativos.

Transporte Público: se prestó una especial atención a la repercusión de la jornada en el transporte público, incluyendo mediciones para cuantificar el número de usuarios de este tipo de transporte y realizando un análisis comparativo con valores obtenidos durante varios días.

Medio Ambiente: en muchas de las ciudades participantes se realizaon controles de contaminación atmosférica y de nivel sonoro dentro y fuera de la zona sin coches.

Opinión Ciudadana: algunas ciudades participantes aportaron resultados de encuestas realizadas por sus Ayuntamientos.

En esta edición es reseñable las medidas permanentes implementadas en los municipio, entre las que destacan las campañas de seguridad vial, carriles y aparcamientos para bicis y medidas para calmar el tráfico.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2005.

Tema Central ¡ Al trabajo, sin mi coche!.

Este fué el tema central de la Semana Europea de la Movilidad 2005, que culminó con la celebración del Día sin coches. Todas las ciudades participantes tomaron medidas para crear e impulsar la movilidad sostenible en los viajes diarios al trabajo con el objetivo de reducir la demanda de viajes en favor de medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente.

Más de 1400 ciudades de 40 países diferentes se adhirieron a esta iniciativa y más de 900 de ellas decidieron participar además en la Semana Europea de la Movilidad del 16 al 22 de septiembre.

Cada vez son más los países de fuera de Europa que deciden organizar también ¡La ciudad, sin mi coche! y la Semana Europea de la Movilidad basándose en las experiencias del viejo continente y siguiendo las pautas de la Carta Europea. Este año ciudades de Brasil, Canadá, Ecuador, Japón, Corea del Sur, Taiwan y Venezuela.

El número total de medidas permanentes planeadas este año por los municipios españoles es también una cifra récord, 1.204 medidas permanentes que suponen una media de 4 medidas por localidad participante. Esto significa que los municipios españoles apuestan cada vez con más fuerza por la implementación de medidas permanentes.

Con el objetivo de aprovechar el impulso de las campañas "¡La ciudad, sin mi coche!" y Semana Europea de la Movilidad , y partiendo fundamentalmente de las medidas permanentes puestas en práctica en el ámbito local, la coordinación española añadió este año otro requisito voluntario: realizar una Buena Práctica sobre una actividad del municipio relacionada con la Movilidad Sostenible con la finalidad de apoyar y fomentar la elaboración de proyectos reales que ofrezcan soluciones a los porblemas de movilidad urbana.

La finalidad es crear una base de datos con información que sirva para el intercambio de experiencias. 30 ciudades españolas han llevado a cabo una Buena Práctica de forma voluntaria.

En esta edición 2005 de la Semana Europea de la Movilidad , las Organizaciones Sociales, Instituciones y Organizaciones No Gubernamentales pudieron involucrarse directamente en la puesta en marcha de estos proyectos firmando una Carta de Adhesión de Organizaciones Sociales, para llevar a cabo así una "Buena Práctica" de forma similar a las ciudades.

El objetivo de las Buenas Prácticas es aprovechar el impulso de las campañas "¡La ciudad, sin mi coche!" y Semana Europea de la Movilidad , fundamentalmente partiendo de las medidas permanentes puestas en práctica en el ámbito local, apoyando y fomentando la elaboración de proyectos reales que ofrezcan soluciones a los problemas de movilidad urbana.

Algunas importantes organizaciones se unieron a la iniciativa firmando la Carta de Adhesión de Organizaciones Sociales:

  • Unión General de Trabajadores, UGT.
  • La Universidad de Salamanca.
  • La Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid.
  • Comisiones Obreras, CCOO.
  • Parlamentos Autonómicos y Diputaciones.
  • Con Bici.
  • Fundación Ferrocarriles Españoles.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2006.

"Tu controlas el cambio climático. Ve andando, en bicicleta, en autobús. Comparte coche. CAMBIA".

Fué el tema central de la Semana Europea de la Movilidad 2006 que ha culminó con la celebración del Día sin coches. Todas las ciudades participantes tomaron medidas para crear e impulsar la movilidad sostenible con el objetivo de reducir la demanda de viajes en coche en favor de medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente.

Más de 1300 ciudades de 40 países diferentes se adhirieron en esta edición a las iniciativas ¡La ciudad, sin mi coche! y Semana Europea de la Movilidad del 16 al 22 de septiembre.

Más de 1320 autoridades locales participaron en la Semana Europea de la movilidad, lo que representó un aumento del 37% con respecto a 2005. Se involucró a más de 200 millones de habitantes de 38 países, superando nuevamente su ámbito inicial que era exclusivamente países europeos.

Cada vez son más los países de fuera de Europa que deciden organizar también ¡La ciudad, sin mi coche! y Semana Europea de la Movilidad basándose en las experiencias del viejo continente y siguiendo las pautas de la Carta Europea. Este año, ciudades de Brasil, Canadá, Colombia, Ecuador, Japón, Corea del Sur, Tailandia, Taiwan y Venezuela han querido sumarse a la iniciativa.

284 ciudades españolas se adhirieron al proyecto ¡La ciudad, sin mi coche! y 245 participaron en la Semana Europea de la Movilidad. En España se siguió trabajando para reforzar la implementación de medidas permanentes en consonancia con la corriente de opinión europea de reorientar la iniciativa "¡La ciudad, sin mi coche!" hacia la promoción de actividades y medidas que se extiendan en el tiempo y que muestren a los ciudadanos las ventajas de la movilidad sostenible durante todo el año y no durante una jornada solamente.

El nº total de medidas permantes planeadas por los municipios españoles también fué una cifra récord, 1.130 medidas permanentes. Esto significa que los municipios españoles apuestan cada vez con más fuerza por la implementación de medidas permanentes.

El implantar medidas permanentes como requisito de participación en Europa, ha sido una iniciativa bien recibida por los ciudadanos europeos. En general, los ciudadanos se encuentran más satisfechos con la implementación de medidas permanentes y campañas de sensibilización durante todo el año, debido a las incomodidades que conlleva la celebración de un Día sin coche en una jornada laborable sin continuidad en las actuaciones.

Con el objeto de seguir en esta línea de mejora, los resultados de esta edición sugieren ampliar el alcance del proyecto a través de foros de intercambio de experiencias que se encuadren en un propósito genérico de recuperación de la ciudad, concretándose a través de medidas que aumenten significativamente la concienciación pública sobre el desarrollo de pautas de conducta que sean compatibles con una mejor movilidad urbana y con la protección del Medio Ambiente.

Desde la Coordinación Europea y Nacional se ha hecho patente la necesidad de seguir trabajando en la sensibilización de responsables políticos, organizaciones sociales, empresas y ciudadanos para cambiar hábitos de movilidad en las ciudades y mejorar el Medio Ambiente urbano, al tiempo que promover el diálogo entre todos los agentes implicados para el desarrollo de nuevos planes y sistemas de transporte sostenibles.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2007

"Calles para todos".

Fué el tema central de la Semana Europea de la Movilidad 2007 que ha culminó con la celebración del Día sin coches. Todas las ciudades participantes tomaron medidas para fomentar el uso de alternativas al automóvil, además de medidas permantentes que pudieran afectar a distintos ámbitos y ser de muy diversa envergadura como: el establecimiento de planes de movilidad en colegios, la mejora de las instalaciones para bicicletas o la ampliación de la red de transporte público se consideraron como medidas permanentes y todas ellas ejercen un efecto positivo sobre la sociedad, no sólo facilitando una movilidad distinta, más respetuosa con el medio ambiente, sino también prolongando el entusiasmo y efectos positivos de la Semana Europea de la Movilidad.

Los proyectos de la Semana Europea de la Movilidad y el Día sin Coches, coordinados por el Ministerio de Medio Ambiente, se han consolidado en los últimos años en España, así como las medidas permanentes requeridas para participar en los mismos. El número de ciudadanos implicados superó los 18 millones en esta edición. Con estas iniciativas se pretende impulsar una movilidad urbana sostenible que haga posible la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y de partículas a la atmósfera procedentes del transporte, que representa en torno al 25% de las emisiones de GEI, cantidad superior en los entornos urbanos.

Después del trabajo realizado durante los últimos años, los proyectos de la Semana Europea de la Movilidad y del Día sin Coches se han consolidado y el número de ayuntamientos adheridos a las campañas de difusión y concienciación se mantiene, con un total de unos 18.000.000 ciudadanos involucrados.