Ver el Tiempo en Murcia

  • Inicio
  • Informació	n
  • Mapa Web
  • contacto
  • Accesibilidad Blanco/Negro
  • Accesibilidad Negro/Blanco
  • Texto Mayor
  • Sin CSS

miercoles , 24 de agosto de 2016

Inicio > Zonas verdes y arbolado urbano> Zonas Verdes del municipio

JARDÍN DE SAN ANTONIO.

El Jardín de San Antonio se encuentra en el Barrio de Santa Eulalia y es de reciente creación. Está ordenado a partir de unos caminos ortogonales que dejan zonas de plantaciones a una cota inferior, siguiendo la tradición de los jardines murcianos. Está protegido por paños de cierre en materiales metálicos, piezas cerámicas y productos reciclados.

El camino principal del jardín nos conduce desde la calle San Antonio hacia la fachada de la Iiglesia de Santa Eulalia. Unos nogales acompañan a este paseo, árbol que ha sido elegido tratando de recuperar su empleo en Murcia, baste recordar que una de las puertas de la ciudad se denominaba "Puerta de la Noguera". Que el espacio donde ahora se ubica el jardín estuviera situado en la arteria principal de la ciudad mediaval, fue el motivo que justificó su diseño.

La zona estancial está pavimentada mediante una tarima de madera y se encuentra protegida de los soleamientos por un gran parral. En esta zona hay instalados bancos de asiento colectivos y banquetas individuales. Está dotado de un área de juegos infantiles sobre pavimento de caucho, cumpliendo con las normas de seguridad más exigentes. El agua está presente en el jardín mediante una cortina de agua que cae sobre una mesa terminada en granito negro, provocando un variado juego de brillos. Esto junto a los colores de fondo y el sonido del agua constituyen un foco de interés para la estancia en el jardín.

En uno de los cuarteles encontramos un huerto de mandarinos. Los troncos han sido encalados recuperando el aspecto cuidadoso e higiénico de los huertos, donde el pintado con cal apagada evitaba que los caracoles accedieran a las copas de los árboles pero también actuaban contra enfermedades y otras plagas. El tapizante elegido Dichondra repens hace el efecto del conocido Vinagrillo.

En el cuartel de la calle Raimundo de los Reyes se han dispuesto especies que aportan la frondosidad de sus hojas y distintas tonalidades de verdes: Helechos, Costillas de Adán, Mirtos, Aladiernos, Aspidistras, Clivias, Aralias, Lirios, Agapantos, Hebes, entre otros. Sobre los cierres crecen Buganvillas, Jazmines y lo sobrepasan una plantación de Bambú que anuncia el jardín desde el entremado de calles. Junto al Bambú crecen especies destinadas a aportar, mediante floración, mucho colorido al jardín: Gauras, Dietes, Convolvulus y Salvias.

Frente a la mesa de agua, se han dispuesto alineadamente una gramínea muy frecuente en los caminos de la región llamada Hyparrhenia hirta, su misión es conducir las vistas hacia la lámina de agua. Paralelamente y a manera de caballones se han dispuesto los materiales de rechazo de losas empleadas en las calles del jardín. Estas proceden de las canteras del Cabezo Gordo donde se obtiene un tipo de mármol muy apreciado ornamentalmente.

El alumbrado del jardín se realiza mediante luminarias de tecnología de leds que ofrecen un importante ahorro de energía. El riego del jardín se realiza mediante sistema soterrado y localizado, lo que favorece un importante ahorro de agua.

San Antonio San Antonio San Antonio

JARDÍN DE FLORIDABLANCA.

El Jardín de Floridablanca situado en la Alameda de Colón, de Murcia, está considerado como el primer jardín público que se abrió en España (siglo XVIII).

El jardín debe su nombre a José Moñino Redondo, político, jurista y economista murciano, miembro del Consejo de Castilla y Embajador de España en Roma con el expreso encargo de expulsar a los jesuitas de España, empresa por cuyo éxito se le otorgó el noble título de Conde de Floridablanca y que formó parte del gobierno durante el reinado de Carlos III. En el jardín puede verse un busto de este ilustre murciano.

En 1998 fue remodelado, ordenándose sus paseos, creando una plazoleta elíptica abierta que sirve de punto de reuniones y encuentros, mejorándose y ampliándose las zonas de juegos infantiles. En lo referente a plantaciones, se suprime el césped y se crean unas espléndidas rosaledas y otras zonas de arbustos.

Este jardín con solera, que acogió en el pasado importantes ferias y festejos, constituye actualmente una importante zona de esparcimiento del barrio del Carmen, y en él existen algunos de los árboles singulares más importantes.

 

Floridablanca

JARDÍN DE LA SEDA.

La historia de este emblemático jardín se remonta al final de la Edad Media y el Siglo de Oro, cuando la ermita de San Lázaro y el hospital creado en sus inmediaciones, quedaron al cuidado de la hermandad de San Antón que dió lugar con posterioridad al nombre de la célebre ermita. Posteriormente se establecieron frente a esa ermita de San Antón los franciscanos de San Diego –popularmente conocidos como los Diegos– quienes fundaron un convento, que quedó en manos de la comunidad hasta el siglo XIX, época en cuyo solar se establece una fábrica de seda que le da nombre al barrio. Esta fábrica mantuvo su producción hasta mitad del siglo XX en que fue demolida, transformándose su solar años después en un jardín público, que conserva la chimenea como vestigio de aquella floreciente industria del pasado.

El jardín se construye en 1990, y en 1999 sufre una remodelación, especialmente en lo concerniente a su vegetación y a la distribución de sus espacios y viales. Un riachuelo sepenteante lo recorre dorsalmente, comunicando los dos pequeños lagos existentes.

 

Jardín de la Seda Jardín de la Seda

JARDÍN DEL MALECÓN.

La creación del llamado Jardín Botánico es de 1845, fecha en que por parte de la cátedra de Agricultura del Instituto de Enseñanza, que allí se encontraba, se solicita al Estado la cesión de los terrenos del antiguo huerto del Convento de San Francisco para ser utilizado como zona de prácticas por parte de los alumnos. A partir de esa fecha y de forma continuada se fueron plantando numerosas especies de plantas, algunas exóticas traídas de fuera.

Durante más de un siglo el Instituto utilizó el Jardín Botánico, que incluso llegó a contar con un invernadero. En los años 40, y tras la guerra, periodo en que sufre abandono y desperfectos, se realizaron nuevas plantaciones de árboles, algunos de cuyos ejemplares aún hoy sobreviven.

En los años 70 se realiza el proyecto del actual Jardín del Malecón, que incluía la anexión de los terrenos que quedaban del antiguo Jardín Botánico con algunos huertos próximos, destacando el de los Cipreses, llamado así probablemente por existir en sus terrenos unos hermosos ejemplares de ciprés común ya desaparecidos. Su arco de entrada accediendo por el Paseo del Malecón se conserva restaurado.

El proyecto del Jardín del Malecón se ejecuta en 1974, y comprendía desde el Plano de San Francisco hasta el puente de la actual autovía. Los otros límites quedaban definidos por el Paseo del Malecón y la prolongación del Plano de San Francisco frente al Mercado de Verónicas. En los años 80 se construye un lago y se reforma toda la jardinería de la zona, dotándola de taludes de césped y especies arbóreas.

En los últimos años numerosas han sido las actuaciones que se han realizado en el jardín, como la zona de juegos infantiles, la renovación de los pavimentos, el vallado de todos los parterres de césped, entre otros.

Malecón Malecón Malecón

PARQUE DE FOFÓ

Este jardín comenzó su construcción en 1971, siendo el proyecto inicial obra del arquitecto D. Eugenio Bañón Saura. Dicho proyecto contemplaba la creación de un auditorio, zonas de praderas y zonas de juegos infantiles, incluyendo una pequeña pista de patinaje. A principios de 1972 se realizaron plantaciones y en junio de ese año se abrió al público.

A finales de los 80 se realizan una serie de reformas de algunos parterres y se construye el lago, que era atravesado por un recorrido en el que había dos pajareras, cuyas cúpulas aún existen; también se construye una fuente seca en el lugar donde estuvo ubicada la antigua pista de patinaje.

En este jardín se encuentra la estatua con la que los niños de Murcia y Alicante quisieron recordar al payaso Fofó, fallecido en 1976, y de ahí el nombre por el que mucha gente conoce a este popular jardín.

Parque de Fofó

JARDÍN DE LA GLORIETA

Construido en 1821 por D. Francisco Bolarín, ha tenido varias denominaciones a lo largo de su historia, como Glorieta del Arenal, Plaza de la Constitución, Plaza Alfonso XII, Paseo Reina Victoria, Plaza 14 de abril o su actual nombre, Glorieta de España. En esta plaza ajardinada se encuentra el Ayuntamiento de Murcia, presidido por una fuente central circular y dos laterales alargadas, que recuerdan a las de los jardines del Generalife de Granada. Una cuarta fuente se encuentra en el extremo occidental, donde el agua mana de una pareja de niños representando a la infancia. En el extremo opuesto, junto a la fachada trasera del Obispado, se encuentra una escultura del Cardenal Belluga.

Constituye este bullicioso jardín un lugar soleado de paso o de descanso, donde el agradable sonido del agua de sus fuentes y el colorido de sus flores están presentes gran parte del año.

Glorieta

JARDÍN DE LA POLVORA O JARDÍN DEL SALITRE

El Jardín del Salitre o Jardín de la Pólvora, en donde a principios del siglo XVII se instaló la Real Fábrica de la Pólvora y Salitre de Murcia, denominada así por Felipe IV.

Desde 1654 era el lugar destinado al acopio y refino del salitre, por lo que se instaló cerca de la calle de la Acequia (actual Acisclo Díaz) de donde se extraían cantidades importantes de dicho componente, necesario para fabricar la póvora.

Fué la única fábrica española que durante la Guerra de la Independencia suministró pólvora y balas a los guerrilleros. Pasó por diversas manos privadas y en 1885 se entregó al Estado (Ramo de la Guerra) utilizándo parte de sus instalaciones como residencia de militares de la Fábrica de Pólvoras de Javalí Viejo; es quizás por este motivo que se cuidó con esmero la vegetación. Aún se conservan muchas de sus especies, pero el jardín se remodeló en 1987 poniendo otras muchas y diferenciando zonas: Jardín Hondo, Jardín de Invierno, el Lago, entre otras.

En 1987 los terrenos pasan a propiedad municipal y en los años siguientes se realizan las obras de remodelación como parque público, creándose algunas zonas diferenciadas, como el Jardín Hondo, donde se ha recreado la jardinería hispano-árabe, la plaza de los arcos del agua, con una fuente con tres tipos de arcos que simbolizan las tres culturas que convivieron en el Valle del Segura, el laberinto de plantas aromáticas o el lago que recoge el agua que sale del subsuelo del aparcamiento subterráneo y que sirve para regar el propio jardín.

Salitre Salitre2