Viernes, 12 de Mayo.

21.30 Horas.


País

España – Sudán


Precio

Acceso libre hasta completar aforo


Información

El corazón de Alfonso X es una selección de las Cantigas que reune aquellas cuya narración sucede en Murcia, como la del templo de la Arrixaca y la del juramento ante Santa María de Murcia, y otras cantigas que narran los sentimientos (el corazón) del rey, en su reflexión y oración a Santa María, en asuntos de gobierno, sociales y familiares.

Se completa el programa con cantigas que suceden durante la conquista de Murcia y el levantamiento de los mudéjares en las guerras de Granada.

También este programa hace homenaje al hecho de que el corazón de Alfonso X se guarde en el presbiterio de la catedral de Murcia, ciudad que le fue fiel.

En este concierto se presenta la edición del CD Cantigas de Murcia. El corazón de Alfonso X, coproducido por Pneuma y el Ayuntamiento de Murcia, dentro de la grabación integral de las Cantigas; y supone un broche de oro musical a la celebración del 750 aniversario de la constitución del concejo de Murcia por Alfonso X.


Componentes

César Carazo: Canto y fídula.
Luis Antonio Muñoz: Canto y viola.
Wafir Sheik - Eldin: Laúd árabe y pandero.
Eduardo Paniagua: Salterio, flautas y campanil.

Lugar del evento

Plaza de los Apóstoles

Biografía

Eduardo Paniagua

Nacido en Madrid en 1952. Es arquitecto y especialista en música de la España medieval.

Miembro fundador de los grupos Atrium Musicae y Cálamus, se especializa en la música arábigo - andaluza.

En 1994 crea los grupos Música Antigua e Ibn Báya, para el trabajo musical sobre las cantigas de Alfonso X y la música andalusí respectivamente.

Funda y dirige el sello discográfico Pneuma con el que comienza a editar sus producciones musicales.

Por su trabajo y por la difusión de estas músicas inéditas está recibiendo excelentes críticas y premios internacionales.


Premios

2009: Premio Música Clásica de la Academia de la Música de España.
2013: Premios UFI.
2014: MIN.
2015: Música Clásica (Unión Fonográfica Independiente).

Las cantigas de Sta. María de Alfonso X el Sabio, 1221-1284.

Las Cantigas de Santa María, comprendidas en cuatro códices de pergamino del siglo XIII, constituye la obra lírica más importante de la España medieval. Escritas en el idioma galaico-portugués, son cuatrocientos veintisiete poemas que nos han llegado con su notación musical y con extraordinarias miniaturas. Combinan relatos de milagros difundidos en la Edad Media con loores a la Virgen María, testimonio de la devoción mariana que se desarrolla paralelamente a la construcción de las catedrales góticas

Se considera la obra más personal de Alfonso X, apreciándose en ella la ordenación estructurada de todos sus elementos, aunque procedieran de distintos lugares y diversos colaboradores. Desde la primera redacción del cancionero, producida hacia 1260, se refleja una estructura estética en la que el rey Alfonso incluye sus originales trovas personales y un diseño simbólico unitario. Trovador tardío, elige la tradición del amor cortés con el gesto de entregar a su Dama los códices de pergaminos con las canciones a ella dedicadas.
El repertorio es de extraordinaria riqueza ya que sus melodías son todas distintas y originales. La estructura formal de estrofas con refrán las hace aptas para la participación popular

Hasta el siglo XIV el idioma para la poesía y las canciones en los reinos de Castilla, León, Andalucía y Portugal era el antiguo idioma gallego, llamado técnicamente galaico-portugués. En la corte de Alfonso X el sabio, 1253 -1284, el castellano tiene su implantación definitiva como idioma oficial para los documentos científicos e históricos, suplantando al latín. Pero la poesía y la música se escriben en el dulce idioma galaico, que dio tan maravillosos frutos en la literatura de la época.

Las miniaturas de las cantigas de Santa María son un documento precioso, no solo por la perfección de dibujo y color, sino además por la información que aportan sobre la vida cotidiana de la España medieval de las culturas cristiana, árabe y judía. También tienen gran valor iconográfico pues cada diez Cantigas aparecen dibujados numerosos instrumentos musicales. En alguna de las narraciones podemos encontrar escenas con canto y danza, que hoy constituyen la fuente principal del trabajo de reconstrucción de los instrumentos y del ambiente musical para su interpretación.