Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Escudo

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web


EL ESCUDO DE MURCIA

Texto sacado de la Enciclopedia de la Región de Murcia

En el año 1291, tras veinticinco años de protectorado de la Ciudad bajo los ejércitos castellano-aragoneses (Murcia fue reconquistada el 2 de Febrero de 1266 por D. Jaime I), el rey Alfonso X El Sabio, en su privilegio del 14 de Mayo, concedía la enseña y el sello concejil que serían la representación legal y simbólica de la Ciudad. En esta enseña aparecen cinco coronas.

Escudo de la ciudad de Murcia

El 4 de Mayo de 1361, casi un siglo más tarde, D. Pedro I el Justiciero o Cruel, firmó un privilegio por el que se concedía a Murcia la sexta corona para que figurara en el sello y en el pendón. El diez de Julio del mismo año, en una carta fechada en Sevilla, escribía "bien sabedes en como por vos fecer merced tove por bien de como habiades cinco coronas en el pendon y en el sello, hobiesedes una mas, en manera que fuesen seis. E agora por vos facer bien...tengo por bien que pongades en la orla del dicho sello y pendon, leones y castillos en cada uno".

El actual escudo de la ciudad de Murcia se completaría el 16 de Septiembre de 1709 por Felipe V. El monarca premió así la fidelidad murciana que tan magníficos servicios había prestado a su causa en la guerra de Sucesión. Las concesiones fueron otra corona real sobre un león y una flor de lis unida, y todo rodeado con el texto: "Priscas novissima exaltat et amor" (ensalzar y amar lo antiguo y lo nuevo).

El escudo de Murcia, según el informe emitido por la Real Academia de la Historia, en su sesión de 21 de Junio de 1968 y posterior aprobación de la Dirección General de la Administración Local, se dispone de la siguiente manera: "En campo de gules un corazón de este color, fileteado de oro, y en torno a él la leyenda -Priscas novissima exaltat et amor- cargado de una lis y un león del propio metal. Sumado de corona real y acompañado de seis coronas, también de oro, en dos, en dos y dos; bordura de León y Castilla, en sus esmaltes, en 16 componentes. Al timbre, corona real"

La anterior descripción es la que figura en la Enciclopedia de la Región de Murcia, que no recoge por qué figura en el escudo un corazón.

En 1575 el Concejo decidió modificar el sello para acentuar su vinculación al monarca que conquistó la ciudad. Para justificarlo, los regidores se basaron en que Alfonso X dispuso en su testamento que su cuerpo fuera enterrado en Sevilla, pero las entrañas se trasladaran a Murcia, por ser éstas las ciudades más unidas al monarca. El 14 de febrero de 1575 el Concejo acordó solicitar a Felipe II la inclusión de un corazón en su escudo, como símbolo de lealtad de Murcia al rey Alfonso X, petición que fue aceptada". (Sig. Acta Capitular 1574, Archivo Municipal)