Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de La Albatalía

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de La Albatalía

Indagando en sus antecedentes históricos, especialmente los estudios de Robert Pocklington, constatamos que las tierras de La Albatalía quedan en manos de los musulmanes en el momento del Repartimiento realizado por el rey Alfonso X, dentro de la zona denominada de huerta, y que eran regados por la acequia de la Aljufia, siendo, como señala Cascales en su libro Discursos históricos de Murcia y su reino, uno de los pagos de la huerta que mantiene el nombre del tiempo de los moros, "...unos pocos corrompidos y otros sustentados en su primitiva forma". No obstante y debido a lo anteriormente apuntado el topónimo de ésta pedanía no aparece en el Libro del Repartimiento ni en otros textos del s. XIII.

Será a partir del s. XIV cuando constantemente aparezca el término Albatalía. En este sentido, Bernal Segura (Topónimos árabes de la Provincia de Murcia) señala que el término Al -batalía encuentra su origen en albatulií. Del verbo árabe batzal (cortar, separar) se obtiene batuliía (virginidad), y anteponiéndole el articulo arábico al resulta al-batuliía (la virginidad). Este planteamiento podría enlazarse con la tesis desarrollada por Pocklington (Estudios toponímicos en torno a los orígenes de Murcia), que considera oportuno partir del término árabe Al-battàliyya (terreno inculto), fundándose en una cita de 1.353 donde consta que las tierras de Albatalía se regaban con Alcaduçes, es decir mediante norias que elevaban el agua de la acequia mayor, lo que le lleva a considerar que ante la dificultad en el riego de dichas tierras permanecerían bastante tiempo incultas. Esto permitiría encadenar ambas tesis considerando que se refiere a un terreno virgen, sin cultivar.

Imagen de La Albatalía

En el año 1.326 el Concejo decidió sustituir el viejo cementerio de la ciudad, que desde 1.265 se ubicaba en la zona que aproximadamente ocupan en la actualidad los barrios de San Antolín y San Antón, por dos nuevos que se instalarían en la Puerta de Orihuela y en la huerta de La Albatalía, manteniéndose en estos lares hasta el año 1.883.

Cuando en 1.785 se planifica orgánica y administrativamente el Reino de Murcia, en la relación de poblaciones de su término municipal figura La Albatalía como una aldea de realengo con Alcalde pedáneo. Entrados en el último tercio del s. XVIII, en el Censo ordenado por el Conde de Floridablanca, conformará un partido que queda adscrito a la parroquia de San Andrés.

Ya en el s. XIX, concretamente en el año 1809, La Albatalía se encuadra dentro del vecindario de Entidades Menores de población, especificándose que cuenta con 192 vecinos, que se desglosan en Albatalía Alta (90) y Albatalía Baja (102), lo que venía a significar en aquella época una población aproximada de 900 habitantes. En 1836 Rafael de Mancha nos cuenta que "la diputación de la Albatalía consta de 344 vecinos y 1.494 habitantes, diseminados en casas y barracas sin formar población reunida". Posteriormente, en 1.850, Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico - Estadístico - Histórico de España y sus posesiones de ultramar, estima una población de 444 vecinos, manteniéndose diseminados en casas y barracas, aportándose también el dato de que la pedanía comprende "... 2,696 tahullas de riego, y un molino harinero con tres piedras, impulsadas con el agua de la acequia de Aljufia".

Imagen de La Albatalía

Ubicándonos en el s. XX, mas concretamente a partir del año 1.960, y observando los datos resultantes de las diversas renovaciones y rectificaciones padronales, podemos detectar que en la década de los sesenta la población de La Albatalía se mantiene en torno a los 3.500 habitantes, teniendo su punto álgido en el año 1.965 en el que figuran inscritos 3.703 habitantes. En la siguiente década la población de la pedanía continúa entorno a las cifras del periodo anterior, aunque la cifra mas alta de población se fija en 3.654 habitantes que se alcanzan en el año 1.974, iniciándose a partir de 1.981 un periodo de descenso poblacional que, con pequeños altibajos, se mantiene hasta la actualidad. En la renovación padronal referida al 1 de mayo de 1996 figuran inscritos 2.281 vecinos.

En relación con la actividad desarrollada por los vecinos de la zona, es el sector de la industria manufacturera el que predomina, seguido de otros servicios, comercio y hostelería, y, ya muy lejanos en número, construcción y agricultura.