Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de Cañada Hermosa

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de Cañada Hermosa

Históricamente el territorio de Murcia se ha dividido en dos grandes zonas claramente identificadas por sus características geográficas y climáticas, y, derivadas de estas, las correspondientes a los aspectos agrícolas y de poblamiento. Concretamente nos referimos a la denominada zona de huerta, rica y próspera, que se concentra en torno al valle por el que discurre el rió Segura, y la zona del campo, seca y árida, con una economía de agricultura extensiva y de secano y una población escasa y diseminada en caseríos. Es en ésta última zona donde se encuentra la pedanía de Cañada Hermosa.

El campo murciano fue, desde su incorporación al reino de Castilla en el año 1.266, la natural zona de expansión de Murcia y de su huerta. Inicialmente, y como señala el historiador Angel Luis Molina, cuando Alfonso X realiza la primera asignación de tierras (1266-1268), reparte las mas ricas y prósperas, inicialmente como donadíos y posteriormente como heredamientos, pero una gran cantidad de las tierras conquistadas quedaron sin dividir ni adjudicar. Estas últimas pasarán a depender del Concejo de Murcia como bienes de aprovechamiento común, en donde pastaban los ganados, se instalaban colmenas, se recogía leña, se hacia carbón, se sacaba piedra y se cazaba con entera libertad. Por ello a partir de finales del s. XIII será el Concejo el que, como representante del poder real y de los intereses comunales de los vecinos , asuma la tarea de realizar y asignar las nuevas particiones y concesiones. Pero incluso con estos repartos de tierras en la zona del campo, el despoblamiento era la característica esencial que, incluso, en el último cuarto del citado siglo, se verá incrementado ante la constante emigración de la población mudéjar y la inseguridad territorial existente.

En el s. XIV la situación descrita anteriormente se mantiene e, incluso, se agrava, y por ello el Concejo murciano intenta paliarla mediante la aprobación de nuevas concesiones de tierras. A tal menester solicitan a Fernando IV que les permita realizar nuevas asignaciones de parcelas, a lo que accede el rey mediante carta de 5 de junio de 1.308. Estas autorizaciones se solicitarán y obtendrán también del monarca siguiente. No obstante una serie de problemas representados por guerras, sequías, epidemias de peste etc... impedirán que se logre el objetivo de aumentar la ocupación poblacional en estas zonas.

Imagen de Cañada Hermosa

Ya en los siglos citados anteriormente se menciona en diversos documentos la denominación de Cañada Hermosa, mas concretamente, a mediados del s. XV , y como transcribe el profesor Molina, se cita en los "libros de mayordomo" como un lugar del campo en los que se pagaba censo al Concejo. Estas anotaciones corresponden a los años 1.451 y 1.452. Incluso, en 1459, al morir un tal Francisco Calvillo, su hijo Pedro solicitó al Concejo renovar la donación de Cañada Hermosa, pero no se le concede por lo que pasará a uso común de los vecinos. No obstante, tras la conquista de Granada por los Reyes Católicos se produce un movimiento repoblador lo que incidirá en nuevos repartos en Cañada Hermosa.

Los s. XVI y XVII representan un periodo donde el proceso repoblador alcanza un gran auge, incrementándose las peticiones de tierras al Concejo y, por tanto, la construcción de nuevos caseríos, casas de labor y torres. No tenemos constancia de la población dado que el número de vecinos del campo se incluyen en el conjunto de población del municipio murciano.

En el s. XVIII las cifras de población de las que se tiene constancia se refieren a las divisiones parroquiales. En el año 1.785 Cañada Hermosa es citada como una aldea de realengo con alcalde pedáneo dentro del término de Murcia.

Imagen de Cañada Hermosa

En el año 1.809 se cifra la población de Cañada Hermosa en 128 habitantes, y un poco después, en 1834, con motivo de la división en juzgados de 1ª instancia, es mencionada como una diputación de Murcia. En este periodo Pascual Madoz se refiere a Cañada Hermosa como aldea, aunque puntualiza que aunque se califique de tal "... no tiene una población reunida y no es mas que una diputación del citado término municipal". Señala también este autor que "...consta de muchas haciendas plantadas de olivar y el terreno es muy ingrato y todo de secano". Hacia finales de siglo se constata un importante aumento poblacional y así en el año 1.887 se cifra su población en 309 habitantes.

Ya en el presente siglo el proceso despoblador ha sido la nota dominante: de los 853 habitantes existentes en 1960 se pasa a los 247 de 1970, a los 78 de 1976 y a los 33 de 1991. Actualmente, tomando como referencia la población empadronada en 1996 Cañada Hermosa cuenta con tan solo 79 vecinos, lo que la convierte en la pedanía menos poblada del Ayuntamiento de Murcia, con una densidad de 1,79 habitantes por km2. Esta escasa población se concentra ,en su gran mayoría ,en el núcleo de La Zarza, repartiéndose el resto por el diseminado. La edad media de sus vecinos es bastante elevada, superando mas del 50 % los 50 años. La mayor parte de su población activa se dedica al comercio y hostelería así como a la agricultura. Esta última es la principal actividad, siendo el almendro el cultivo mas representativo, que ha visto aumentada su expansión en detrimento de los cereales de secano y del olivar.