Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de Cobatillas

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de cobatillas

Parece ser que el germen original de ésta pedanía se ubicaría en el conocido como cerro de Cobatillas la Vieja, en donde se han encontrado restos de asentamientos que pueden ser datados entre los siglos IX y V a. de Cristo.

No obstante lo anterior, las tierras que rodeaban el citado cerro se encontraban completamente encenagadas y conformadas por almarjales que imposibilitaban su utilización como tierras de cultivo, lo que conllevó a que su poblamiento fuese relativamente tardío. Concretamente será en el año 1505 cuando un área de la huerta de Murcia, que se extendía desde La Cueva y El Esparragal hasta Santomera, y que era conocida como La Urdienca, fue donada por doña Juana la Loca a don Alonso Vozmediano y Arroniz, fundador de la orden de los Jerónimos de San Pedro de la Ñora, que, a su vez, las cedió a la citada orden en 1.557. Desde finales del siglo XVI, y gracias al esfuerzo de los frailes, estas tierras empantanadas fueron poco a poco saneándose mediante la apertura del "meranchon" y "landronas" adyacentes, siendo cedidas a colonos mediante el sistema de arrendamiento por "ocho vidas", sin que durante los cuatro primeros años se tuviera que pagar renta alguna. Es así como los almarjales improductivos de la Urdienca pasan a convertirse en tierras cultivables, lo que llevó a fray Francisco de Barber, prior de San Pedro de La Ñora, a describir el lugar como "un país ameno, delicioso y productivo que superaba a otras tierras de la Huerta cultivadas muchos siglos antes".

Imagen de cobatillas

Aunque, como decimos, la zona era conocida como La Urdienca, generalmente se utilizaba el plural, Las Urdiencas, para referirse a ella, diferenciándose entre la de Santomera, la de El Esparragal y la de Monteagudo, por cuanto cada una de ellas tenía unas características propias que en cierta manera las diferenciaban entre sí. En toda esta zona proliferaron los cultivos de moreras, siendo también muy importantes las producciones de lino y posteriormente de seda, pero, sobre todo, y de manera especial en La Urdienca de Santomera, destacó el cultivo del pimiento de bola, introducido en la Huerta de Murcia por los frailes Jerónimos.

A partir de 1.785, tal como señala Abelardo Merino, dentro del partido de Murcia se incluye el lugar de Cobatillas al que se le asigna la calificación jurídico¿administrativa de Aldea de Realengo que cuenta con Alcalde Pedáneo. En este periodo y con motivo de una serie de epidemias que asolaron el lugar se designó como patrón del pueblo a San Roque.

A mediados del siglo XIX se constata que la iglesia de Cobatillas es considerada aneja de la parroquia de Ntra. Sra. de los Angeles de El Esparragal, aunque desde el punto de vista económico la pedanía va adquiriendo una relevancia que le llevará a destacar entre otras zonas de la huerta de Murcia.Imagen de cobatillas

Ya entrados en el presente siglo podemos constatar que en la década de los años sesenta se produce un incremento demográfico que se mantendrá en torno a los 1.800 habitantes. A partir de 1970 se detecta un descenso en el número de pobladores que alcanzará su cota mas baja en el año 1981 con tan solo 1.426 habitantes. A mediados de la década de los ochenta nuevamente aumenta su población, estabilizándose en torno a los 1.750 habitantes, cifra que se verá incrementada en la última renovación padronal realizada en 1996 y que refleja la cantidad de 1.807 habitantes. Esta población se distribuye entre la entidad singular de Cobatillas, en la que se incluyen los barrios de la Aurora y San Antonio, y la entidad de La Urdienca, en donde se incluyen los núcleos de población de Cobatillas la Vieja y Las Peñicas.

La mayor parte de su población activa se ocupa en el sector servicios, seguido por agricultura, industria manufacturera y construcción. En su paisaje agrario predomina el cultivo del limonero, teniendo también cierta importancia la producción de hortalizas, destacando una rápida expansión de la lechuga que ha producido una regresión de otros cultivos tradicionales como el maíz, la patata y la alfalfa. En los últimos años se han instalado en la pedanía importantes sociedades agrarias de transformación así como pequeñas industrias manufactureras de textiles y de materiales de construcción, detectándose también un importante auge de comercios destinados a la venta de muebles los cuales se han ido ubicando a lo largo de la carretera Murcia - Alicante.