Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de Jerónimo y Avileses

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de Jerónimo y Avileses

Ya desde el s. XIII se tiene constancia de la existencia en esta zona de gran cantidad de caseríos que salpicaban las serranías y las tierras que descendían hasta el litoral. Muchos de ellos reciben su nombre de alguna característica orográfica o física del terreno, como puede ser el caso de Balsicas (concentración de pequeñas balsas destinadas a la acumulación de agua para el riego). En otros casos las denominaciones se derivan de los nombres de los nuevos propietarios, esencialmente aragoneses, catalanes y castellanos, que toman posesión de estos territorios tras la conquista cristiana del Reino Murciano, este es el caso de Avileses, cuyo nombre deriva de "Avilés", familia que es citada por Cascales como nueva pobladora de estas tierras en el s. XIV. Respecto al caserío de Lo Jerónimo no se ha podido constatar el origen concreto de su denominación.

Dadas las condiciones de inseguridad y carácter inhóspito del terreno el movimiento colonizador de las tierras del campo no adquirirá importancia y dinamismo hasta los s. XVI y XVII. Concretamente Fernando Jimenez de Gregorio señala que en este último siglo reciben tierras de censo, entre otras, la estirpe de los Avilés.

Imagen de Jerónimo y Avileses

Durante estos siglos se mantiene en estas fincas una economía pastoril y agrícola extensiva, siendo característica la existencia de caseríos aunque no formando apretados núcleos, como ocurre en otras regiones españolas, sino salpicando todo el campo. Según Jimenez de Gregorio, el origen de este tipo de poblamiento deviene de causas históricas: dichos caseríos derivan de los antiguos asentamientos romanos denominados "villas" ó "villares", ó los posteriores "rahales" o "rafales" musulmanes, cada uno de los cuales conformaba una unidad económica completa, formada por la explotación del suelo y por el caserío, en el que se incluyen las dependencia familiares así como para el ganado, el grano y los aperos. El núcleo urbano surgirá mas tardíamente aprovechando un cruce de caminos, la proximidad de una torre, de una venta, de una ermita, de un pozo, de una balsa etc...donde se irá instalando la población, especialmente de artesanos, herreros, aperadores, tenderos, tejedores y poco mas, que cubrirán las necesidades de la economía agraria predominante en la zona. Según el citado autor, salvo Fuente Álamo y Los Alcázares, no existen núcleos urbanos hasta bien entrado el s. XVII. No obstante, no se tiene conocimiento del momento en el que se produce la concentración de muchos de estos núcleos. Tampoco se conoce en este periodo de tiempo la población existente en los mismos , ya que el número de vecinos del campo se totalizaba con las cifras del municipio de Murcia.

Hasta finales del s. XVIII solo se conocerá el número de pobladores del campo a través de los datos sobre feligreses de cada parroquia, y así en el año 1.797 se estima la población de Avileses en unos 268 habitantes .

A principios del s. XIX ya aparece la denominación conjunta de Jerónimo y Avileses, considerada como una sola entidad, estimándose su población para 1.809 en 324 habitantes. Con la llegada del Trienio Liberal (1.820-1.823) Jerónimo y Avileses se incluirá como diputación dependiente del Ayuntamiento de Sucina, aunque esta situación solo se mantendrá hasta el año 1.834, fecha en la que todo el territorio de éste municipio pasará a depender del Ayuntamiento de Murcia, aunque en lo eclesiástico la ermita existente en Jerónimo y Avileses se mantendrá como aneja de la parroquia de Sucina.

Imagen de Jerónimo y Avileses

En el vigente nomenclator de entidades y núcleos de población correspondiente al término municipal de Murcia, la pedanía figura oficialmente como Jerónimo y Avileses y Balsicas de Arriba. Esta denominación es el resultado de la configuración de su territorio y su evolución histórica, caracterizados por un poblamiento escaso y diseminado que ha hecho necesario reunir en una sola entidad a estos tres caseríos o lugares. Por tanto, administrativamente, se considera como una sola entidad colectiva de población o pedanía, dentro de la cual se incluyen una entidad singular, Jerónimo y Avileses, conformada a su vez por un núcleo poblacional denominado Avileses y el diseminado, y otra entidad singular, con solo diseminado, conocida como Balsicas de Arriba. No obstante en algunos momentos fueron consideradas individualmente o agrupadas de manera diferente a la actual; así tenemos que, entre 1.960 y 1.969, Jerónimo y Avileses era una entidad independiente que contaba con una población de 961 habitantes en 1.962, siendo de 855 habitantes en 1.969. Por otro lado Balsicas de arriba contaba con 283 habitantes en 1.960 y con 313 en 1.969. A partir del año 1.970 se unificarán ambas entidades en una sola pedanía, figurando inscritos 644 habitantes en el padrón de dicho año, cifra que se verá incrementada levemente hasta llegar a los 732 habitantes de 1984.. En el periodo 1.987 - 1.990 se configuran conjuntamente las cifras de población de Jerónimo y Avileses y Balsicas de Arriba con las de Gea y Truyols. En la última renovación padronal elaborada en mayo de 1996 la pedanía cuenta con 773 vecinos.

Actualmente la agricultura sigue siendo la actividad mas importante de la pedanía, manteniendo su importancia los cultivos tradicionales de secano, esencialmente el almendro, aunque, debido a los adelantos técnicos en materia de alumbramiento y traslado de las aguas para riego y en la instalación de invernaderos, se está produciendo un enorme aumento de los cultivos de regadío, entre los que destacan los cítricos, melón, tomate, alcachofa, pimiento, haba verde, etc.. , lo que, lógicamente, conlleva que sea el sector agrícola el que mas población activa ocupe, seguido de los servicios, construcción e industria.