Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de El Puntal

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de El Puntal

Hasta 1960 la historia de El Puntal es la de la extinta pedanía ¿ actualmente barrio - de Espinardo. Dada esta circunstancia se hace obligado mencionar algunos datos históricos de la antigua pedanía. En primer lugar constatamos que, ya en el siglo IX, en estas tierras se cruzaban dos importantes caminos, el que llevaba a la villa de Molina y comunicaba esta parte del levante peninsular con la meseta, y el conocido como Senda de Granada, que conducía hacia esta ciudad. Según Abelardo Merino, desde finales del siglo XIII, Espinardo se configurará como un lugar de señorío con extraña jurisdicción, el cual, desde finales del siglo XV, iniciará un progresivo crecimiento poblacional y económico apoyado en el aumento de tierras cultivables, ganadas a los campos de secano gracias a la canalización de las aguas del río Segura mediante las acequias de Alfatego, Churra la Vieja y Churra La Nueva. Sáura Mira constata que, en el siglo XVI, se construyó una ermita dedicada a San Cristóbal en el cabezo que, a partir de ese momento, se conocerá con el nombre de dicho santo, y a la que, según una vieja tradición, debían acudir los Obispos para dar gracias a Dios por haber sido elegidos para ostentar tan insigne cargo, dirigiéndose posteriormente a las puertas del Perdón de la Catedral y realizar el preceptivo juramento. En el año 1.618 se concedió a Espinardo el título de villa, habiendo comprado su jurisdicción D. Juan Fajardo de Guevara al que, en el año 1.626, el rey Felipe IV concedió el título de Marqués de Espinardo, con el vizcondado previo de Monteagudo. En el siglo XIX, y con la llegada del Trienio Liberal (1820-1823), Espinardo se constituirá en Ayuntamiento, formando parte del mismo el lugar conocido como El Puntal ó Churra de Espinardo. Nuevamente alcanza independencia municipal el 15 de octubre de 1836, incluyendo dentro de su término a Churra, Guadalupe, Cabezo de Torres y El Puntal, manteniéndose esta situación hasta 1856. A partir de este momento pasa a ser nuevamente una diputación o pedanía de Murcia, dentro de la cual uno de sus principales núcleos de población será El Puntal ó Churra de Espinardo.

Imagen de El Puntal

El nacimiento de la pedanía de El Puntal es consecuencia de un hecho característico e irreversible que se produce en las grandes ciudades, y que no es otro sino el paulatino crecimiento de la urbe, lo que conlleva que determinados núcleos de población cercanos a ella sean absorbidos por esta, siendo competencia de los organismos locales la reforma y nueva configuración de la realidad urbana, conforme a la normativa que regula las diferentes entidades de población que se distinguen dentro de los términos municipales. En este caso fue el Pleno del Ayuntamiento de Murcia, presidido por el Alcalde D. Antonio Gómez Jiménez de Cisneros, el que, en sesión celebrada el 23 de noviembre de 1960, adoptó el acuerdo de, en aplicación de la normativa vigente, actualizar jurídica y administrativamente el crecimiento urbano producido en la ciudad de Murcia, que había llevado a ciertos núcleos de población, pertenecientes hasta ese momento a las pedanías de La Albatalía, Santiago y Zaraiche, Puente Tocinos, San Benito, Aljucer y Espinardo a integrarse de hecho dentro del casco urbano. En el caso de Espinardo el afectado es el núcleo principal de población que daba nombre a la pedanía, por lo que se acordó la desaparición de esta, pasando a convertirse en un barrio de la ciudad, creándose una nueva diputación o pedanía denominada El Puntal, que recogerá la zona territorial no anexionada de la que se extinguía, incluyéndose en ella las entidades de población conocidas como Carril del Huerto Quintano, Casas del Cementerio de Nuestro Padre Jesús, Molino Alfatego, Senda de Granada, en su parte levante y poniente, y El Puntal ó Churra de Espinardo. En el año 1975 se inaugurará la iglesia parroquial teniendo como titular a Nuestra Señora de la Santa Cruz.

Imagen de El Puntal

La población con la que cuenta la nueva pedanía en el momento de su creación es de 2.472 habitantes, iniciándose un periodo de crecimiento poblacional que alcanzará los 3.045 habitantes en 1.969. En el año 1970 se detecta un brusco descenso en las cifras de población, debido a que la zona conocida como Senda de Granada de poniente pasa a conformar el casco urbano de la ciudad, por idénticos motivos que dieron lugar a la creación de El Puntal. A partir de este momento, con diferentes altibajos, predominará una leve tendencia hacia la disminución demográfica, que se mantendrá hasta el año 1.991, fecha en la que, nuevamente, se puede observar un paulatino crecimiento cuya máxima cota se refleja en los 3.451 habitantes de 1.996. Este destacable aumento poblacional viene dado por la proliferación en la pedanía de importantes urbanizaciones, como pueden ser las de Los Rectores, Jardines Auge, Jardín de Murcia etc.¿, que han atraído a un importante número de familias que pretenden vivir alejados del ajetreo de la ciudad pero cercanos a la misma.. El sector que mayor población activa ocupa es el industrial, seguido muy de cerca por los servicios, teniendo la construcción y la agricultura una menor importancia. Aunque, como señalábamos anteriormente, el crecimiento urbanístico ha sido muy destacable, sin embargo se mantienen importantes plantaciones de limoneros, cultivo predominante en la pedanía debido a las características climatológicas que dificultan la presencia de las temidas heladas.

En el año 1976 el Ministerio de Educación y Ciencia decidió construir el Campus de la Universidad de Murcia en terrenos de la pedanía de El Puntal, dándose sin embargo la paradoja de que al citado Campus se le asignará el nombre de la desaparecida pedanía de Espinardo y no el de aquella donde realmente se ubica.