Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de San Benito - Patiño

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de San Benito - Patiño

La entidad singular denominada Ermita de Patiño se conforma a su vez por un núcleo principal de población conocido como Patiño y un diseminado de huerta a su alrededor. Se ubica en la parte Oeste de la citada pedanía de San Benito, lindando en este punto cardinal con Aljucer; al Norte con los barrios de San Pío X y Santiago el Mayor; al Este con la entidad singular Barrio del Progreso; y al Sur con las pedanías de Santo Angel y Algezares, siendo la separación con ésta última el canal del Reguerón..

Según J. Cárceles Morales el origen de este lugar se remonta a mediados del s. XVIII cuando un señor llamado Patiño, también conocido con el apodo de "Mayorajo", mandó edificar una Ermita en la finca de su propiedad, situada en las inmediaciones de la Senda de Enmedio (actual carretera de la Fuensanta) y junto a la acequia denominada de Alguazas. Dicha ermita se dedicó a la advocación de la Virgen de la Fuensanta . Poco a poco el paraje comenzó a conocerse popularmente como la Ermita de Patiño.

Imagen de San Benito - Patiño

El paulatino crecimiento de población en esta zona hizo insuficiente el pequeño oratorio, considerando la gran cantidad de fieles que acudían a las celebraciones realizadas en el mismo, dado que las iglesias mas cercanas eran las del convento de El Carmen, Santa María de Murcia y las de la Alberca y Algezares. Ante tal circunstancia el capellán asistente de la ermita , D. Gerónimo Gadea Ruiz, solicitó a D. Juan Antonio Hernández del Águila la cesión de unos terrenos para la edificación de una iglesia en la que poder atender a los fieles de la zona. Dicha cesión se realizó el 21 de junio de 1908, siendo colocada la primera piedra por el Obispo de la Diócesis, Monseñor Vicente Alonso y Salgado. La obra fue valorada en 40.000 pts, iniciándose con la suma de 2.000 pts, y, como rememoraba D. Antonio Olmos López, vecino del lugar, dada la escasa capacidad económica de muchos vecinos - la mayoría pequeños agricultores y arrendatarios de tierras -, gran número de ellos colaboraron en la construcción del nuevo templo con su propio trabajo y con la prestación de carretas, bueyes, mulas y otros enseres. Dos años después, el 27 de diciembre de 1910, se inauguraba el crucero y nave central, siendo bendecido por el M.I. Sr. D. José María Molina y Molina. Poco a poco, y al igual que en otros muchos lugares de la huerta, en torno a la nueva iglesia se fue congregando la población dando origen al actual núcleo de Patiño

Se nombró titular del nuevo templo a Santa Eduvigis, en recuerdo de la madre del cedente del terreno, aunque la patrona era la Virgen de la Fuensanta. En el año 1912 se alcanzará la rectoría. Durante la guerra civil la talla de Santa Eduvigis fue quemada por lo que en 1942 se realizó una talla semejante a la de la Virgen de la Fuensanta, que en la actualidad preside el altar mayor, tomando el nombre de ella la actual parroquia. En 1951 se le concederá el grado de parroquia de ascenso.

Imagen de San Benito - Patiño

Dado que nos encontramos con una entidad poblacional incluida dentro de una pedanía - San Benito - los datos estadísticos de población que se conservan son los correspondientes a la totalidad de la pedanía, no obstante, teniendo en consideración las cifras de población obtenidas en el Padrón Municipal de 1996, a la Ermita de Patiño se le asignan 3.643 habitantes. La actividad agrícola, centrada en los cítricos, patata, apio, lechuga, etc... ha ido dejando paso a la industrial, existiendo en la zona importantes fabricas y almacenes de muebles y maderas, metalúrgicas, de materiales para la construcción, etc...

En este típico rincón de la huerta de Murcia son tradicionales diversas manifestaciones del folklore y tipismo murciano, y en este sentido se ha de destacar los denominados "Encuentros de Cuadrillas" que en el mes de enero se realizan en dicho lugar. En este día las mujeres de Patiño agasajan a todos los visitantes del pueblo con el típico "caldo con pelotas", que durante el día y la noche anterior elaboran con productos típicos de la huerta y la exquisita carne de pavo, que cocinan con gran cariño en enormes "perolas". También son conocidas las "Misas del Gallo", con la bajada del niño desde lo alto de la cúpula del templo, en donde el "aguilando" murciano está presente en toda la celebración. También es uno de los pocos lugares de la huerta donde se escenifica el auto de los Reyes Magos, de marcada tradición popular huertana.

Citar agradecimiento por su inestimable colaboración a D. Manuel Cárceles Caballero , "El Patiñero".