Murcia

  Callejero de Murcia  Facebook  Twitter

Historia de Sucina

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

Imagen de Sucina

Aunque según Fernando Jimenez de Gregorio el término Sucina puede derivarse del antropónimo prerromano "Sucius", "Sussius", citado por Menéndez Pidal (Toponimia prerrománica hispánica), sin embargo será a partir del reinado de los Reyes Católicos cuando proliferan las noticias de la existencia de un caserío conocido como Sucina dentro del denominado Corregimiento de Murcia. Concretamente, y de acuerdo con la información que facilita Abelardo Merino en su "Geografía Histórica de la Provincia de Murcia" , "traspuesta la sierra de Carrascoy dilatábase hasta el Mar Menor (cuyo aprovechamiento para la pesca pertenecía a Murcia) el campo, donde quedaban los caseríos de la Calavera, Corvera, el Pinatar y Cañadas de San Pedro; Pacheco......; Cabezo Gordo...; San Xavier, Roda, los Alcázares, ... , y Sucina". También consta una inscripción de tierras en el año 1.468 que se identifican como Pozo de Sucina.

Será en los siglos XVI y XVII, cuando la actividad repobladora del campo murciano se vea acrecentada, citándose el "Pozo de Suzina", el "Derramador de Suzina" y "Cañada de Suzina" como focos o centros de ese poblamiento, aunque se desconoce el momento concreto en el que se produce la concentración poblacional.

En los inicios del s. XVIII,, dentro de la distribución orgánico-administrativa del Reino de Murcia, Sucina es considerada como un lugar dependiente de la jurisdicción del Corregimiento de la ciudad de Murcia, partido que según Abelardo Merino, que a su vez cita a Hermosillo Parrilla, se hizo parroquia en el año 1.744, siendo fundada por el presbítero D. Baltasar Arteaga y Gamboa y en la que figuraba como cura D. Juan Rubio, en los tiempos del Obispo Ilmo. Sr. D. Juan Matheo, de la Orden de los Clérigos Menores. En 1768 se cifra en 919 el número de sus feligreses. Hacia 1.785 Sucina se incluye dentro del partido de Murcia como lugar de realengo con alcalde pedáneo.

Imagen de Sucina

En los albores del s. XIX, mas concretamente en el periodo denominado Trienio Liberal (1.820-1.823), Sucina logrará tener Ayuntamiento propio, incluyendo en su término municipal las localidades de Balsicas, Cañadas de San Pedro, Gea y Truyols, Cabezo de la Plata y Jerónimo y Avileses. Esta situación se mantuvo solamente hasta el año 1.834, fecha en la que pasó nuevamente a depender del Ayuntamiento de Murcia, debido a los numerosos problemas derivados de la falta de recursos económicos y la lejanía de los pueblos asociados a la cabecera municipal. A mediados de la citada centuria, y ya como diputación ó pedanía agregada al Ayuntamiento de Murcia, se tiene constancia, a través de la información facilitada por Pascual Madoz, de que Sucina la componían 50 casas reunidas en el núcleo principal de población, y hasta 400 diseminadas, todas ellas habitadas por labradores, estimándose una población de 450 vecinos, lo que significaría unas 3.050 almas . Contaba también con una iglesia parroquial de la que era titular Ntra. Sra. del Rosario, "... servida por un cura de entrada y de previsión ordinaria ...", y en la que se incluían como anejos "... las diputaciones de Abileses, Gea y Trullors, parte de Balsicas y de las Cañadas de San Pedro, con tres ermitas en dichos puntos". Continuando con los datos aportados por el autor citado, "el terreno era todo de secano, formado por lomas incultas que corren de N a S y cañadas ú honduras para sembrar, paralelas a dichas lomas". En estas tierras se cultivaba trigo, cebada, avena y aceite, existiendo algún ganado lanar y cabrío, dándose también la actividad cinegética, destacando la caza de liebres, conejos y perdices.

Imagen de SucinaEn el presente siglo, sobre todo a partir de los años 60, la pedanía ha visto como descendía progresivamente el número de su población, y, así, de los 1.714 habitantes registrados en 1.960, se pasa a los 1.005 de 1.970 y a los 985 en 1.991. En la actualidad, considerando los datos obtenidos en la renovación padronal de 1996, la pedanía cuenta con 1.054 habitantes. Esta población se localiza en su gran mayoría en el núcleo de Sucina, distribuyéndose el resto entre el diseminado y el núcleo de Casa Blanca. La mayor parte de su población activa se dedica a la agricultura, predominando los cultivos de secano, principalmente almendro, algarrobo y olivo, aunque se han ido desarrollando importantes plantaciones de regadío destinados a la producción de cítricos, hortalizas (melón, alcachofa y tomate) y leguminosas (haba verde). Al sector agrícola le siguen en importancia los servicios, la industria y la construcción, destacando empresas dedicadas al transporte y exportación de productos agrarios y a la comercialización de la almendra. También está alcanzando cierta importancia la ganadería como complemento de la agricultura, habiéndose instalado en la pedanía varias explotaciones agropecuarias.